Viajar con niños al Centro de Portugal. Un viaje espectacular

| Destinos para ir con niños | hace 13 min

¿Ganas de cambiar de aires? Entonces os recomendamos visitar Portugal, el país vecino que gusta a todos los públicos. Para los más pequeños infinidad de actividades infantiles y para los adultos  un destino lleno de buenos motivos para no perderse.

Nuestro vecino Portugal es un país que siempre suele fascinar a las familias con niños que lo visitan. Durante los últimos años se ha convertido en el lugar preferido para pasar unas vacaciones con los peques de casa. Opciones no faltan para que Portugal sea un destino ideal para viajar con niños. En primer lugar su proximidad a España lo convierte en un destino atractivo y de fácil acceso. Incluso se puede plantear acercarse a él, con coche propio y ahorrar así un buen dinero en aviones u otros transportes. Además, el idioma no será ningún obstáculo para movernos por Portugal.

Su comida, sus museos y parques de ocio son también un elemento importante, ya que a más de un niño y padre le dejará fascinado. Vayáis donde vayáis siempre tendréis cerca parques infantiles, museos y actividades para todas las edades y gustos con  descuentos para familias. Una oferta de ocio muy bien adaptada al Turismo Familiar.

Podréis disfrutar de unas vacaciones a un precio muy razonable. Los alojamientos, restaurantes y ocio en general tienen muy en cuenta a las familias que viajan con niños. Portugal ofrece muchas zonas para visitar y descubrir. En esta ocasión, en Irconniños queremos proponeros un viaje a la Región del Centro de Portugal. Una escapada de 5 días, que recorreremos de norte a sur esta increíble región de Portugal a través de una viaje que alternaremos costa e interior descubriendo bonitas ciudades, historia, gastronomía, espectaculares parajes y un sin fin de actividades y centros de ocio familiar para pasar unas vacaciones inolvidables en familia. ¿Nos acompañáis?

Nuestra propuesta empieza en el aeropuerto de Oporto, donde alquilaremos un coche y pondremos ruta hacia la primera parada del viaje Vista Alegre. En esta localidad podremos visitar el Complejo de Vista Alegre. Conocida en todo el mundo como una de las más prestigiosas marcas de porcelana, la Fábrica de Vista Alegre fue creada a principios del siglo XIX para fabricar porcelanas, vidrio y procesos químicos.
Visitar la fábrica de Vista Alegre es entrar en un mundo que guarda los secretos de la fabricación del centenario de la mayoría de porcelana internacional Portugal. La visita al recinto termina con una divertida actividad donde padres e hijos podréis pintar vuestra propia porcelana y llevárosla de recuerdo a casa.

Para descansar las primeras dos noches, un espectacular hotel situado en el mismo recinto de la fábrica de cerámica de Vista Alegre con increíbles atardeceres frente al canal. El Montebelo Vista Alegre Ílhavo Hotel.

El segundo día salimos hacia Aveiro. La Venecia de Portugal. Una preciosa localidad para descubrir a través de sus canales y calles coloridas. En Aveiro os proponemos visitar la Fabrica Centro de Ciência Viva de Aveiro.


Se trata de una asociación entre la Universidad de Aveiro y la Ciencia Viva – Agencia Nacional para la Cultura Científica y Tecnológica, que tiene como gran objetivo la divulgación de la ciencia y la promoción de la cultura científica y tecnológica. Un espacio donde podréis disfrutar con vuestros peques de diferentes actividades en diferentes formatos, permitiendo varios niveles de interacción con públicos de todas las edades.

Por la tarde, taller de dulces y paseo en barco por los canales. Tendréis la oportunidad de conocer todo el entorno histórico asociado a los huevos moles y otros dulces la región de Aveiro. Un espacio de exposición didáctica, donde podréis ver en directo la forma de fabricación más tradicional de huevos moles. A continuación, paseo en barco típico Moliceiro, a lo largo de los principales canales de la ciudad.

De vuelta al hotel, una parada al Museo Marítimo de Ílhavo y Acuario de los Bacalaos. Nombrado como uno de los 20 museos más espectaculares del mundo, el Museo Marítimo de Ílhavo cuenta con 3 salas principales: la sala Ría, donde se pueden observar los barcos tradicionales de la región, la sala de Pesca de Bacalao con una réplica en vivo de un barco utilizado en la pesca de bacalao en el norte helado – mares europeos – y una sala dedicada a la población local, profundamente relacionada con la vida marina. La visita finaliza con el nuevo Acuario del Bacalao donde los peques alucinarán viendo varias especies de bacalaos nadando a su alrededor.

Una buena opción al atardecer, es acercarse a Costa Nova. A lo largo del siglo XIX la Costa Nova pasó gradualmente de ser una población de pesca a ser una localidad de veraneo, obligando a los pescadores a desplazarse hacia el sur, huyendo de los bañistas llegados de la ciudad.

El tercer día, seguiremos la ruta hacia el sur dirección Coimbra. En esta localidad descubriremos parte de la historia esencial de Portugal. Aquí están sepultados los primeros reyes de la corona portuguesa, y por toda la ciudad hay marcas dejadas por los constructores de la nación, tanto en las instalaciones de la Universidad, como en los monumentos de visita casi obligada, entre los que destacan los ordenados por D. João III, el Marquês de Pombal y D. Manuel. De la grandeza de la Biblioteca Joanina al simbolismo del Convento de Santa Cruz, la antigua capital del reino está repleta de testimonios del pasado.

Por la mañana una visita obligatoria en el Exploratório Ciência Viva Coimbra. Un espectacular centro donde los niños podrán descubrir la ciencia junto con sus padres y los varios monitores del centro. Una inmersiva manera de descubrir la ciencia y el cuerpo humano, desde el punto de vista infantil. Diferentes actividades donde destacan los cortometrajes en una sala de cine en formato hemisferio donde la fantasía y la magia envuelven a padres e hijos por igual.

Cerca de este centro de ciencia, podréis visitar Portugal dos Pequenitos. Un parque temático dedicado enteramente a los niños con el objetivo de ofrecer un retrato vivo de la historia de Portugal y de la presencia portuguesa en todo el mundo. Con un carácter lúdico, ofrece a los más pequeños un espacio de diversión, descubrimiento y aprendizaje, en el que se pueden conocer las casas típicas de cada una de las regiones de Portugal (continental e islas), los monumentos más significativos del patrimonio portugués o la arquitectura de los países de expresión portuguesa.

Por la tarde, una buenísima opción es acercarse a la Universidad de Coimbra Patrimonio Mundial de la UNESCO. Situada en una colina con vistas a la ciudad, la Universidad de Coimbra, con sus facultades creció y evolucionó a lo largo de más de siete siglos dentro de la ciudad vieja. El Palacio Real de la Alcazaba, que alberga la Universidad desde 1537, la Biblioteca Joanina con su rica decoración barroca, el Jardín Botánico del siglo XVIII, y el edificio del siglo XII, como la gran «Ciudad Universitaria» creada en la década del 40. No hay otra ciudad en Portugal como Coimbra con respecto a la tradición académica, que está presente en la vida cotidiana de los estudiantes.

Para dormir y tomar fuerzas para el siguiente día, pondremos rumbo a la Sierra de Lousa, concretamente al Hotel Parque Serra da Lousã. Un tranquilo hotel family-friendly ubicado en Miranda do Corvo cerca del Parque Biológico de la Sierra da Lousã. El hotel incluye sala de juegos, campo multi deporte, un parque de niños, un kids club, entre otros.

 

La mañana del cuarto día la dedicaremos a visitar el Parque Biológico da Serra da Lousã. Un centro de animales que promueve la pasión por la naturaleza y sensibilizar para la valorización del patrimonio histórico, cultural y ambiental.

 

El viaje continua con parada al Museo y Ruinas Romanas de Conímbriga.  Ideal para compartir actividades con los niños: caza del tesoro; juego de pistas; talleres de pintura; modelado de barro y elaboración de mosaicos romanos.

Por la tarde, un viaje al centro de la tierra en las Grutas de la Moneda. Descubiertas por dos cazadores que iban en búsqueda de un zorro y éste se refugió en una cima existente en medio del bosque. Sin dejar la naturaleza, la jornada la terminaremos recorriendo el Eco Parque Sensorial de la Pia do Urso. Un parque para vivir, sentir, experimentar y disfrutar, con magníficos recorridos, donde la Naturaleza juega un papel fundamental. A lo largo de los recorridos, los sonidos, perfumes y formas despiertan los sentidos para experiencias mágicas y renovadoras. Un lugar ideal para ir con niños.

 

 

 

La última noche la pasaremos en la localidad de Batalha, alojados en Casa do Outeiro – Arts & Crafts Boutique Hotel. Un pequeño y acogedor hotel para ir con niños, de gestión familiar, situado en Batalha, donde algunas de las 23 habitaciones ofrecen una hermosa vista sobre el Monasterio de Santa Maria da Vitoria, reconocido por la UNESCO como patrimonio de la humanidad y también una de las 7 Maravillas de Portugal.

 

El último día, lo empezaremos con la Visita al Monasterio de Batalha Patrimonio Mundial de la UNESCO y la visita al Centro de Interpretación de la Batalla de Aljubarrota. 

En el interior del Centro de Interpretación de la Batalla de Aljubarrota encontraréis un museo de vanguardia, que figura entre los más modernos de Europa, donde la Batalla de Aljubarrota se presenta bajo múltiples perspectivas, en una combinación de fuentes documentales e iconográficas.

La visita recorre 3 salas con soportes expositivos diversos, que van desde las simples imágenes, pasando por la colección de huesos de los combatientes encontrados en el campo, hasta los más sofisticados medios multimedia.

En todo el recorrido, la interactividad con el visitante y sobretodo para los más jóvenes de la familia es una constante. El punto culminante de la visita es la recreación de la Batalla de Aljubarrota en un impresionante espectáculo multimedia de cortar la respiración.

 

Por la tarde y antes de llegar a Lisboa, una parada obligatoria con los niños al Dino Parque. Un extenso museo al aire libre en una área de 10 hectáreas, que incluye 4 recorridos entre pinares correspondiendo a los períodos más importantes de la Historia de la Tierra: el final del Paleozoico, el Triásico, el Jurásico y el Cretácico.

 

A lo largo de estos recorridos, las familias pueden observar más de 120 figuras de dinosaurios y otros animales a escala real. El parque fue especialmente diseñado para ser una experiencia de educación y entretenimiento, combinando el conocimiento de la evolución de la Tierra con la parte de diversión para toda la familia. La visita puede completarse con actividades divertidas, donde los peques se convertirán en aventureros espeleólogos y podrán descubrir ellos mismos restos de dinosaurios y minerales.

 

 

En definitiva, viajar con niños al Centro de Portugal se convierte en una espectacular escapada familiar para viajar con los niños y descubrir la preciosa y verde región del Centro de Portugal. Un destino ideal para ir con niños y disfrutar en familia a través de un viaje que sin duda alguna os dejará muy buen sabor de boca y muchísimas ganas de volver a repetir.

1 personas lo han visto, 1 hoy

  

Añadir comentario

Límite de tiempo excedido. Por favor complete el captcha otra vez más.