Gran Canaria, un placer para los sentidos

| Destinos para ir con niños | 10 octubre, 2018

Una de las mayores virtudes de Gran Canaria es su extraordinaria capacidad de parecer mil lugares en un instante. A continuación un recorrido por los sentidos de Gran Canaria para descubrirla en familia.

Gran Canaria se toma muy en serio la conservación de su patrimonio natural. Declarada Reserva Mundial de la Biosfera, a Gran Canaria le sobran rincones para perderse y disfrutar de las más de cien especies de flora que sólo pueden verse en la Isla y de emblemas de la fauna local como el pinzón azul o el lagarto canarión.

La exuberancia paisajística de Gran Canaria puede ser contemplada en calma desde su red de miradores.

El Roque Nublo es un icono de la Isla que resiste el paso del tiempo en soledad mientras que el Bentayga se presenta ante los ojos con la majestuosidad que le reporta haber sido un lugar de culto para los aborígenes que poblaron el Archipiélago hasta el siglo XV.

Gran Canaria cuenta con casi 60 kilómetros de playas repartidas en 236 kilómetros de costa. Hay espacios para todos los gustos. Parajes pintorescos como el litoral de Mogán y Agaete o estupendas alfombras de arena dorada como Las Canteras y Amadores. En el sur de la Isla se encuentra Maspalomas, un enclave ideal en donde disfrutar de un cálido atardecer junto a un faro decimonónico que goza de una plácida jubilación. Las dunas, una pequeña porción de desierto anclada junto al mar, es un escenario sublime para aquellos que asocien su bienestar al descanso.
Un lugar para saborear la vida.

Gran Canaria es un destino familiar por excelencia que asegura una desconexión instantánea con los pequeños de la casa. Su calidad en oferta de alojamiento como ocio familiar permiten disfrutar de unas vacaciones y días de relax con los niños inolvidables.

La gastronomía de Gran Canaria es otro ejemplo del mestizaje que le ha brindado su triple identidad europea, africana y americana. La Isla luce con orgullo una amplia gama de productos. Hay quesos exquisitos, frutas y verduras que se exportan al Viejo Continente, un excelente pescado y una repostería tradicional hecha arte gracias al legado de varias generaciones.

Estar en Gran Canaria con la familia es estar en todas partes. Una experiencia placentera para los sentidos tanto para los padres como para los niños. Una oportunidad para apreciar, en sus múltiples formas, la belleza que nos rodea.

¿Te apuntas a descubrir Gran Canaria con la familia?

Añadir comentario