Hoy San Valentín, diez razones para un amor a primera vista

| Destinos para ir con niños | 14 febrero, 2018

Gran Canaria es un lugar cautivador para ir en familia. Un pequeño edén en medio del océano Atlántico que enamora a sus visitantes. En este decálogo te contamos los motivos por los que estás a punto de sufrir un flechazo.

1) El termómetro como aliado. Gran Canaria fue bendecida con una agradable climatología fruto de su privilegiada situación geográfica y la generosa voluntad de los vientos alisios. Esos son algunos de los condicionantes que le confieren una temperatura media anual de 24 grados. El sol se esconde pero nunca duerme. La peculiar orografía de la Isla garantiza una atmósfera suave y variable que relativiza el rigor de las cuatro estaciones del año.

2) Un espectacular decorado natural. El afán por la conservación de su patrimonio natural ha convertido a Gran Canaria en un lugar en el que el tiempo parece haberse detenido. Casi la mitad de su superficie es territorio protegido, un legado que asegura un nivel de pureza medioambiental extraordinario. Ese empeño es perfectamente compatible con un disfrute responsable. Su origen volcánico es un recuerdo omnipresente.

3) La playa como forma de vida. Gran Canaria alberga 60 kilómetros de playas en sus 236 kilómetros de costa. Su litoral ha sido el patio de recreo de generaciones de isleños orgullosos de poder compartir su tesoro con el visitante. El catálogo es amplio y para todos los gustos, desde las extensas alfombras de arena rubia del sur a los parajes íntimos que salpican el norte de la Isla. No todo el mundo puede disfrutar del placer de una jornada en la playa y ese es un lujo que en Gran Canaria es posible durante casi todo el año.

4) El hogar de los deportistas. Una de las ventajas de tener un clima envidiable y un entorno natural afortunado es poder practicar deporte al aire libre. Los amantes de la montaña están de enhorabuena gracias a la red de senderos que recorre toda la geografía de la Isla. Gran Canaria también es un paraíso para los apasionados de la bicicleta, testigos aventajados de sus sobrecogedores paisajes. Los que prefieran el mar pueden elegir entre un variado surtido de actividades. Surf, windsurf o kitesurf si lo que se busca es un chute de adrenalina; pesca deportiva y submarinismo si se prefiere una evasión completa bajo la superficie.

5) Un lugar para disfrutar de la familia. Gran Canaria es un destino ideal para gozar del tiempo libre en compañía de los seres queridos. En pareja o al calor de los más pequeños de la casa, merece la pena invertir parte de la estancia en conocer las atracciones que convertirán su viaje en una experiencia inolvidable.

6) Tierra de historia, cultura y ocio. La historia prehispánica de Gran Canaria continúa latiendo seis siglos después de la conquista. El pasado aborigen es conservado con celo en parques arqueológicos y museos que también recogen el mestizaje cultural que reina en la Isla. Cristóbal Colón hizo escala en Gran Canaria camino de América dejando una huella imborrable de la que aún se preservan curiosos vestigios. El Carnaval es una de las fiestas más representativas de un rico calendario de ocio y saca a relucir el carácter afable y divertido de los grancanarios.

7) Un exquisito mar de sabores. Cada rincón de Gran Canaria brinda la posibilidad de descubrir deliciosos aromas que emanan de una gastronomía alegre y heterogénea. La Isla presume de ser el único lugar de Europa en el que se cultiva café pero también luce con satisfacción los encantos de sus productos hortofrutícolas, una jugosa repostería y un icónico ron elaborado en la bodega más antigua del continente.

8) Haz una pausa en tu vida. Gran Canaria es un destino perfecto para descansar y dejar atrás los problemas. La oferta de centros de spa y wellness pone tu bienestar en manos de los mejores profesionales. En la tierra donde el aloe vera emerge para velar por el cuidado de tu piel creemos que la salud debe situarse en lo más alto de las prioridades.

9) Una capital moderna y abierta. El casco histórico de Las Palmas de Gran Canaria, ubicado en los barrios de Vegueta y Triana, merece una sosegada inspección para contemplar sus casas de estilo colonial. El Puerto de la Luz es uno de los principales centros de su actividad económica y, a solo un paso, al otro lado del istmo de La Isleta, sobresale como punto de encuentro Las Canteras, una de las mejores playas urbanas del mundo. La capital posee una atractiva propuesta de entretenimiento producto de su esencia moderna y cosmopolita.

10) Pueblos con encanto. Los pueblos son uno de los secretos mejor guardados de Gran Canaria. Agaete, Mogán, Teror o Tejeda son sólo algunos de los enclaves a explorar para conocer el espíritu isleño. La amabilidad de su gente y la riqueza de sus tradiciones hacen que el visitante se sienta como en casa. En la cumbre o en la costa, pasando por las medianías, cada municipio contribuye armónicamente a la proyección de nuestras señas de identidad.

Añadir comentario